Los errores referentes al paciente equivocado pueden ocurrir en prácticamente todos los aspectos del diagnóstico y tratamiento.
Actualmente los problemas de identificación, se asocian con frecuencia a las complicaciones producidas en la administración de medicamentos, intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas, transfusiones de sangre y hemoderivados, entre otros.
La identificación verbal no ofrece demasiadas garantías ya que los pacientes pueden estar sedados, con pérdida de atención, indiferentes, confusos o simplemente incapaces de responder. Los pacientes pueden tener también barreras de lenguaje, idiomáticas, problemas de audición o ser demasiado jóvenes, aspectos todos que pueden aumentar la probabilidad de errores y atentar contra la seguridad en la atención de los pacientes.

IDENTIFICAR AL PACIENTE CON DOS INDICADORES PERMITE ASEGURAR QUE LA ATENCIÓN QUE BRINDAMOS COINCIDA CON EL PACIENTE CORRECTO.

Haga click en la imagen para ver poster en grande.

Descargar más información de esta meta